Persisten fallas para tratar a niños con Cáncer en Carabobo

Alejandra Álvarez, presidenta de la Fundación de Ayuda del Niño con Cáncer del Estado Carabobo (Fundanica), afirmó que, a pesar de que se están realizando mejoras en el Hospital Central de Valencia para los pacientes pediátricos que luchan contra el Cáncer, persisten las carencias en infraestructura para la administración de su tratamiento.

“En la actualidad no hay una unidad de oncología pediátrica, por lo que las quimioterapias se están administrando en el lugar donde se ubica el equipo de endoscopia, aprovechando que este está dañado”, declaró Álvarez. Tampoco se cuenta con un espacio destinado al manejo de las complicaciones de los pacientes oncológicos pediátricos que requieren hospitalización.

La doctora Álvarez reconoció que se han hecho mejoras en el hospital, como la dotación de agua y el hecho de que haya especialistas en todas las áreas. “Actualmente, contamos con servicios que antes no teníamos, como el de imagenología, que funciona a cabalidad y le ofrece atención prioritaria a los pacientes oncológicos.  Sin embargo,  es necesario que los niños con Cáncer cuenten con una unidad para la administración de quimioterapia ambulatoria, así como una sala de hospitalización para los pacientes oncológicos pediátricos que lo requieran”.

En cuanto al Hospital Carabobo, la representante de la Fundación señaló que aunque cuenta con una unidad de Oncología Pediátrica, no hay suficientes especialistas en pediatría, además de que no hay subespecialistas como cardiólogo pediatra, neurólogo pediatra o nefrólogo pediatra. “La unidad de pediatría de ese centro de salud requiere al menos siete oncólogos pediatras,  y en la actualidad hay solo uno. Adicionalmente, la dotación de insumos es sumamente irregular”.

Los niños con Cáncer de Carabobo y de toda Venezuela, siguen dependiendo en gran medida de los aportes y donaciones privados para el tratamiento de su enfermedad, por lo que la presidenta de Fundanica invitó a instituciones, empresas y particulares a sumarse a la lucha contra la enfermedad.